top of page

Telescopio chino habría detectado señales de vida extraterrestre

Los científicos también analizan otras posibilidades.



Científicos chinos han informado que el gigantesco Telescopio Esférico de 500 Metros de Apertura (Fast, por sus siglas en inglés) ha detectado “varios casos de posibles rastros tecnológicos y de civilizaciones extraterrestres”.


La información fue compartida el martes por la revista Science and Technology Daily, el periódico oficial del Ministerio de Ciencia y Tecnología chino.


Señales sospechosas en años diferentes


En la publicación, los investigadores de la Universidad Normal de Pekín detallaron que el ‘Sky Eye’, como se conoce informalmente el radiotelescopio, ha localizado “varias señales electromagnéticas de banda estrecha diferentes de las anteriormente identificadas”.


Hasta la fecha, los científicos han identificado al menos dos conjuntos de señales sospechosas posiblemente atribuidas a civilizaciones extraterrestres. Una de ellas detectada por primera vez en 2019 y la otra durante este año.


Podría ser una interferencia


Sin embargo, los científicos creen las señales detectadas también podrían tratarse de interferencias radiales: “La posibilidad de que la señal sospechosa sea algún tipo de interferencia de radio también es muy alta, y hay que seguir confirmándola y descartarla”, declaró Zhang Tongjie, el cosmólogo a cargo de la investigación,


“La búsqueda realizada con el ‘Sky Eye’ es un largo camino y hemos trabajado duro”, agregó el científico, quien ha sido apodado como el “mejor cazador de alienígenas de China”.


Las tareas del Fast


El objeto de observación espacial Fast, ubicado en la provincia de Guizhou, es el radiotelescopio de apertura más grande y sensible del mundo. El plato se terminó en 2016 y la construcción del observatorio costó 171 millones de dólares.


Si bien fue diseñado para diversos objetivos, una de sus principales funciones desde 2020 ha sido la búsqueda de vida extraterrestre y otros objetivos exoplanetarios.


La Universidad Normal de Pekín trabaja conjuntamente en el programa de investigación con científicos de la Universidad de Berkeley, California (EE. UU.).


“‘El ‘Sky Eye’ de China repetirá las observaciones de las señales sospechosas ya descubiertas para seguir examinando y detectando otras nuevas. Esperamos que el ‘Sky Eye’ sea el primero en descubrir y confirmar la existencia de civilizaciones extraterrestres”, concluyó Zhang.


La Nasa designó un equipo especial para investigar ovnis


La posibilidad de visitas extraterrestres a la Tierra se está tomando cada vez más en serio en Estados Unidos: la Nasa anunció el pasado jueves 9 de junio el lanzamiento en otoño boreal de una investigación sobre objetos voladores no identificados, más comúnmente llamados por el término ovni.


No hay evidencia de que estos fenómenos tengan un origen extraterrestre, subrayó la agencia espacial estadounidense, pero el tema no puede ser más importante, porque atañe tanto a la seguridad nacional como a la del tráfico aéreo.


Después de los organismos de inteligencia, el año pasado, la Nasa ahora se ha lanzado a investigar la cuestión.


La agencia aeroespacial desea de paso desestigmatizar el tema. “Uno de los resultados de este estudio sería hacer entender a todos (…) que el proceso científico es válido para tratar todos los problemas, incluido este”, dijo en una conferencia de prensa Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Nasa.


Señaló que él mismo decidió iniciar esta investigación, dirigida por eminentes científicos y expertos aeronáuticos.


Mientras que las sondas y los rovers de la Nasa recorren zonas del sistema solar en busca de fósiles de microbios antiguos, y sus astrónomos buscan las llamadas “firmas tecnológicas” en planetas distantes detrás de signos de civilizaciones inteligentes, esta es la primera vez que la agencia investigará fenómenos inexplicables en los cielos de la Tierra.


Programados para comenzar a principios de otoño boreal, los trabajos deberían durar nueve meses y conducir a un informe que se hará público.


Tres serían sus objetivos: recopilar los datos que ya existen, determinar los que faltan y establecer cuál es la mejor manera de recopilarlos, y decidir con qué herramientas analizarlos en el futuro.


“Hoy tenemos una compilación muy limitada de estas observaciones”, dijo David Spergel, astrofísico que encabezará este trabajo. “Ello dificulta sacar conclusiones”, acotó.


Sin embargo, existen en realidad montañas de datos, según los expertos de la Nasa, quienes aspiran a recopilarlos de gobiernos, empresas privadas, asociaciones o incluso individuos. El presupuesto otorgado para este estudio no excederá los 100.000 dólares.

bottom of page